A prisión por maltrato animal de Carmen Martín de la protectora de los horrores de Torremolinos

Carmen Marín, expresidenta de la protectora Parque Animal de Torremolinos, va a entrar en prisión por maltrato animal, falsedad documental e intrusismo. Ha sido condenada a 3 años y 9 meses de cárcel y al pago de una multa de 24.200 euros por el sacrificio masivo e indiscriminado de animales en este albergue. Felipe Barco, su colaborador, está condenado a un año de prisión y una multa de 3.600 euros e inhabilitación especial por tres años. El fiscal del caso aseguró que se pudieron sacrificar 2.200 animales en dos años, y lo hizo consciente de estar provocándoles dolor y sufrimiento.

La condenada, fundadora de la protectora, consiguió en 2010 una concesión del Ayuntamiento de Torremolinos para la gestión del servicio municipal de recogida de animales abandonados por la que recibía subvenciones. Aparte ingresaba las donaciones de los socios y cobraba por cada animal que entraba en las instalaciones: 60 euros por un perro adulto, por un cachorro, 45 y por un gato 25 euros, de modo que cuantos más animales recogía, más ganaba.

Y para hacer sitio, sacrificaba a los animales sin control veterinario alguno. Los productos eutanásicos eran suministrados por la condenada, que no tenía titulación, en menor dosis de la indicada para ahorrar dinero y provocar horribles sufrimientos a los animales: "todo lo cual era perceptible por los acusados debido a la vocalización de dicho sufrimiento con alaridos, aullidos o maullidos, así como por pataleos y convulsiones y contracciones musculares y por orinación, entre otros signos".

Lo triste es que de la condena a tres años y nueve meses de prisión, sólo un año corresponde al delito de maltrato animal. Sin la comisión del delito de falsedad documental, Carmen Marín con toda probabilidad no hubiese acabado en la cárcel.

La tortura animal en España sale gratis.

Añadir nuevo comentario