Añadir nuevo comentario

La Unión Europea prohibe totalmente cortar las aletas a los tiburones y arrojarlos vivos por la borda

El Parlamento Europeo ha aprobado de manera definitiva la prohibición de cortar las aletas a los tiburones después de ser pescados y arrojarlos vivos por la borda, eliminando las excepciones que permitían que 186 barcos de España y Portugal siguieran realizando esta práctica.

Según la ONG Oceana, los barcos españoles y portugueses pescan más de 60.000 toneladas de tiburones al año, siendo el marrajo y la tintorera las especies más capturadas.

La flota española es la tercera del mundo en número de capturas de tiburón, solo por detrás de los indonesios y los indios, siendo el puerto de Vigo uno de los principales puertos de descarga. Las aletas de los tiburones terminan en China, donde una aleta de tiburón puede llegar a costar 1.000 euros para hacer una simple sopa.