¿Tu gato muerde cuando le acaricias?

Seguro que te suena este comportamiento: estás acariciando a tu gato, parace que le gusta, o incluso parece que te lo pidió él, y de repente, te muerde o te araña. ¿Qué está pasando?

Simplemente, te está diciendo que ya tiene suficiente y que no quiere más caricias, o no le gusta como le estás acariciando. Para una persona esto puede ser muy desconcertante, pero hay que ver las cosas desde el punto de vista del gato, y es así como lo hace, con un mordisco o un arañazo.

Los gatos nos saludan de la misma manera que se saludan entre ellos, con caricias breves y por la cara, cuello o zonas laterales. Con nosotros restriegan su cabeza contra nuestras manos o nuestras piernas. Pero no significa que quieran que los acariciemos. Lo que pasa es que nosotros malinterpretamos ese comportamiento, intentamos acariciarlo y el gato nos muerde o araña.

Tenemos que saludar a nuestro gato como hacen ellos, caricias breves, en la zona delantera o lateral, nunca en la trasera. Antes del mordisco, los gatos te mandarán señales, como poner las orejas giradas hacia atrás o en avión, cabeza baja o con golpecitos o latigueos de la cola.

Recuerda que cada gato tiene su propio nivel de tolerancia a las caricias y por lo tanto tienes que aprender a conocerlas.